Esta obra está íntimamente relacionada con Cuco. Es la representación en el plano de esa obra.
A priori remite visualmente a una imagen simbólico-religiosa; pero en rigor es una lectura del cubo desplegado, mostrando la totalidad de sus caras, y de la esfera representada en la bidimensión.

Técnicamente está resuelta de igual modo que Cuco, y con los mismos materiales.

 

detalles    
Configuración del lamento, 2010, técnicas en papel, 77 x57 cm.